La televisión, esa bestia insidiosa, esa Medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco.
Fahrenheit 451
RAY BRADBURY

La Cocina de Storch

La Cocina de Storch
Blog Sin Gluten

Fotografía

Fotografía
Algunos Intentos

Dibujo

Dibujo
Lo Seguimos Intentando

Logística

Logística
La Cadena de Suministro... y más

NUESTRO YAYO

15 jun. 2009

Esta entrada es para mis niños, para que cuando sean mayores, sepan leer, y tengan el suficiente conocimiento de entender, comprendan un poco mejor esta vida.

La foto es para que siempre le recuerden así, sonriendo y mirando el mundo con sus ojos color gris.

Esa persona a la que llamamos yayo, tan cercana y tan lejana a la vez, y no sólo por los 15 kilómetros que nos separan, sino por los años-luz que nos distancian.

Esa persona pequeña, pero de gran corazón.

Siempre te vimos así, no te conocimos de otra manera, ni de otra forma.

Nos hubiese gustado jugar contigo, correr contigo, o tirarnos encima de ti, de reír, de jugar, disfrutar contigo, pero no fue así, no es así, todo es más complicado, todo es distinto, todo es diferente.

Sabemos que nos quieres a tu manera, a tu forma, a tu estilo y eso nos basta, pero no nos sobra.

Siempre te hemos conocido así, nunca vimos como fue antes, cuando corrías, cuando te reías a carcajadas, cuando contabas historias, o cuando contabas cuentos, quizá sea la paradoja de la vida, no poder ver el pasado.

Y vivir siempre el presente.

Esta poesía es para ti de NERUDA:

ODA AL PRESENTE

Este presente liso como una tabla,
fresco, esta hora, este día limpio
como una copa nueva
—del pasado no hay una telaraña—,
tocamos con los dedos el presente,
cortamos su medida,
dirigimos su brote,
está viviente, vivo,
nada tiene de ayer irremediable,
de pasado perdido,
es nuestra criatura,
está creciendo en este momento,
está llevando arena,
está comiendo en nuestras manos,
cógelo, que no resbale,
que no se pierda en sueños ni palabras,
agárralo, sujétalo y ordénalo
hasta que te obedezca,
hazlo camino, campana, máquina,
beso, libro, caricia,
corta su deliciosa fragancia de madera
y de ella hazte una silla,
trenza su respaldo, pruébala,
o bien escalera!
Si, escalera, sube en el presente,
peldaño tras peldaño,
firmes los pies en la madera del presente,
hacia arriba, hacia arriba, no muy alto,
tan sólo hasta que puedas
reparar las goteras del techo,
no muy alto, no te vayas al cielo,
alcanza las manzanas, no las nubes,
ésas déjalas ir por el cielo,
irse hacia el pasado
eres tu presente, tu manzana:
tómala de tu árbol,
levántala en tu mano,
brilla como una estrella, tócala,
híncale el diente y ándate
silbando en el camino.

1 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

Me habéis emocionado. Los que hemos tenido la suerte de conocer como era viviremos siempre con ese recuerdo y no nos hartaremos de decirles a sus nietos como fue.Un beso de "La Tía"

22 de junio de 2009, 22:14

Publicar un comentario