La televisión, esa bestia insidiosa, esa Medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco.
Fahrenheit 451
RAY BRADBURY

La Cocina de Storch

La Cocina de Storch
Blog Sin Gluten

Fotografía

Fotografía
Algunos Intentos

Dibujo

Dibujo
Lo Seguimos Intentando

Logística

Logística
La Cadena de Suministro... y más

PEDACITOS DE MI.

1 jun. 2008

Hace mucho que no escribo ningún post, y es que los niños me absorben todo el tiempo, aunque lo tendré que sacar debajo de las piedras ( y lo digo literalmente ), pues "Ratón" se ha empeñado en llenar el nido de piedras, cada vez que sale a la calle se trae unas cuantas para la colección. Y aunque va al cole de los grandes como él dice ( la guardería), cuando regresa es todo un terremoto y un huracán concentrados en un niño de casi 3 añitos.

"Don Pimpom" es un niño de casi 11 meses que requiere toda la atención ; y ahora mismo es como una esponja , lo que le dices, lo que ve, todo lo aprende.

Dicen que sarna con gusto no pica, pues eso me pasa a mi, estoy encantada con mis niños, vivir para ellos, aunque a veces es un sin vivir, y valga la redundancia, sobre todo cuando están malitos, que gracias a Dios son en contadas ocasiones, o cuando dan malas noches y pasas de ser una dormilona a ser una insomne forzosa.

Pero luego llega un día y te dan un abrazo enorme, te besan sin motivos, porque si, y te dicen:

" Te teyo mucho mamá "

O se despierta y lo primero que dice es:

"maaaaaaaaaaaa-maaa"

Así que Gandalf dice que tiene la testosterona por los suelos, y que no remonta, no me extraña, cuando viene Papá se les ilumina la cara, se alborotan, son la felicidad y la alegría, y le dicen eso de:

"quita mamá , que está aquí papá "
o "sólo papá"

"paaaaaaaaaaaaa-paa" "paaaaaaaaa-pa".

Y todos estos son mis pedacitos, uno más grande y otros más pequeñitos, pero todos parte de mi vida.

IN MEMORIAM

Se que ahí donde estás, te ponen diariamente tu comida favorita y cambian la arena cada mañana.

Espero que te diviertas en ese sitio lleno de sofás blanditos donde dormir la siesta y afilarse la uñas, de plantas verdes y tiernas que mordisquear, de ratones para jugar, de saltamontes y de ventanas soleadas para mirar el mundo.



Muchas gracias por esos años de compañía terapéutica en los momentos difíciles.

Muchas gracias por tu paciencia cuando llegaron esos muñecos llorones que disfrutaban tirándote del pelo.

En fin, muchas gracias.